Queremos hablaros de una sentencia que os va a sorprender.

En cuestiones de legislación, hay algunos temas que por tener un alto impacto social, gozan de más repercusión entre los ciudadanos. Los asuntos de familia, pareja, herencias, hipotecas, etc., ganan importancia en función de las sentencias que se dan a conocer y que de algún modo, afectan a un importante número de personas.

Todos tenemos algún familiar o amigo que se encuentra en un proceso de divorcio o separación. Quizá tú que lees estas letras, te encuentras en una situación parecida. Es un tema que tiene hoy en día mucha relevancia social, sobre todo porque en esto de las sentencias, siempre unos ganan y otros, quizá no pierdan, pero al menos, no ganan.

El caso que nos ocupa, ha tenido mucha repercusión en Huelva durante los últimos meses. Juristas y sociedad han seguido con atención el desenlace que hoy vamos a contaros.

Se trata de un caso en el que influyen matrimonios, hijos y vivienda. Cuando nos encontramos ante un caso de divorcio, solemos dar mucha importancia al reparto y uso de los bienes (gananciales o no) de quienes componen la pareja. A veces, las decisiones judiciales nos sorprenden, como ésta de la que os hablamos.

Todo comienza cuando un matrimonio decide terminar su relación hace algunos años. En este matrimonio, con dos hijos menores de edad, la vivienda familiar es propiedad privativa del marido, es decir, no es un bien ganancial.

Aunque se trate de un bien privativo, el proceso de divorcio concluye en una sentencia en la que la mujer, gana la custodia de los menores y el disfrute de la vivienda mientras que se den las circunstancias de necesidad (que no vamos a detallar aquí porque no tiene importancia para este asunto).

El marido, por tanto, a raíz de esta sentencia, tiene que buscar una vivienda para seguir desarrollando su vida. Mientras tanto, su ya exmujer, sigue con la suya en la vivienda que el juez ha determinado sea de su uso. Hasta aquí, todo parece rutinario ¿verdad?

Años después de esta sentencia, la mujer rehace su vida sentimental con una nueva pareja, con la que además, tiene un tercer hijo y contrae matrimonio. Por supuesto, el nuevo cónyuge y el tercer menor, pasan a vivir en la vivienda que tenor a la sentencia inicial, el juez otorgó a la mujer.

Conocida esta situación por el exmarido, éste inicia un proceso de demanda en la que reclama a su exmujer, un canon basado en el uso y disfrute de la vivienda de su propiedad, ya que las circunstancias han cambiado respecto a la base de la sentencia inicial. Es aquí donde empieza un nuevo proceso judicial.

Nos gustaría saber, sin decirte cuál de las partes defendimos en este proceso, ¿qué opinas al respecto? ¿Crees que el juez determinará el pago de un canon al nuevo esposo? ¿Piensas que la sentencia dirá que la mujer tiene que abandonar la vivienda, ya que tiene una nueva familia que usa un bien privativo anterior? ¿Crees que el juez, por el contrario, se declinará por la mujer y mantendrá la situación de la sentencia inicial?

En breve, os contaremos cómo acaba este episodio. Mientras, puedes dejarnos tu opinión en los comentarios.

Abrir chat
Hola! Estamos disponibles para cualquier asistencia. Escribe aquí tu pregunta.
Powered by