Los divorcios o pugnas legales entre matrimonios o parejas son un constante en el desarrollo profesional de la abogacía. Existen muchas “leyendas urbanas” y creencias que conviene dejar a un lado cuando se trata de asuntos tan serios como el bienestar de nuestros hijos.

Hay una duda que siempre nos trasladan nuestros clientes: ¿Qué debo hacer si cambian mis condiciones económicas con la pensión de alimentos de mis hijos? Bien, cuando se produce un divorcio, el conyuge que no convive con los hijos debe aportar una pensión de alimentos que se fija en el denominado Convenio Regulador. El importe de esta pensión, es determinado en este documento y generalmente se establece teniendo en cuenta varios factores, como los ingresos de ambos conyuges, el número de hijos, las necesidades de éstos, el uso de la vivienda familiar, etc.

Establecido el importe de la pensión y aunque cambie tu situación económica a peor (pérdida de empleo, cambio de salario, falta total de ingresos…) no debes dejar de ejercer tu obligación legal de abonar la pensión. Es decir, el mero cambio de situación, por sí mismo, no supone la eliminación de la obligación. De lo contrario, debido a este cambio drástico en una de las variables que se tuvieron en cuenta en el cálculo inicial, debes solicitar una revisión del convenio regulador, para que entonces, se establezca un nuevo importe que, por un lado, cumpla con la necesidad de tus hijos (muy importante y básico) y por otro, no impida que desarrolles tus necesidades de subsistencia básicas.

Existe un caso alternativo, que es la situación del conyuge que convive con los hijos. También él, o ella, puede sufrir alteraciones en su situación económica y dejar de tener ingresos, o disminuirlos drásticamente. También puede haber un aumento de éstos. En cualquier caso, también puede solicitarse un cambio del convenio en el apartado que se refiere a las pensiones de alimentación, debido a que, en efecto, esto también supone una modificación de las condiciones que se utilizaron para el cálculo que finalmente, no variará en su importe más bájo de entre 90 y 150 euros por hijo.

En cualquier caso, tanto éstos como otros aspectos relacionados con la gestión de tu situación de matrimonio, pueden se tratados de forma seria por profesionales en Huelva, que defiendan de forma efectiva tu situación. Si quieres, podemos estudiar tu caso. Llámanos, no pierdes nada.

Abrir chat
Hola! Estamos disponibles para cualquier asistencia. Escribe aquí tu pregunta.
Powered by